post-image

*A Pesar de su juventud*

Por: Jorge Hernández Aguilera
“A Pesar de su juventud”.
“En la revolución, como en el amor: 1 + 1 es igual a 1”. Eduardo Galeano.
Conversaba con un empresario que participó plenamente en el proceso electoral que tuvo por término el triunfo del gobernador electo Luis Miguel Barbosa. Nuestra plática versaba entorno a la designación del gobernador quien encomendó la Secretaría de Economía al joven Rodrigo Osorio Díaz. “a pesar de su juventud me parece un buen perfil”- me comentó el anónimo empresario.
“A pesar de su juventud”; falacia ad hominem en la cual son juzgados los jóvenes que tienen profunda vocación, conocimiento, preparación teórica – práctica, y convicción de realizar labores de transformación en las áreas correspondientes.
Al parecer, la inexperiencia está peleada con la oportunidad.
Parcialmente la afirmación de que “los jóvenes son inexpertos” es cierta.
Los jóvenes somos inexpertos en cuanto a actos de corrupción, indiferencia e insensibilidad de las problemáticas sociales. Somos reacios a ser partícipes del caduco sistema político alimentado durante décadas de las más detestables prácticas coercitivas que en su momento tuvieron por expresión “La Marcha del Silencio”, previo a la masacre de Tlatelolco comandada por el genocida Gustavo Díaz Ordaz.
El dos de Octubre de 1968 las totalitarias balas enmudecieron a la juventud Mexicana. Es momento de generar un estruendoso despertar, en el marco del yacimiento de la cuarta transformación, que las juventudes bajen de la grada e ingresen al juego del protagonismo, el empuje para la regeneración nacional debe brotar de la sangre joven y combativa, de igual forma los universitarios deben asimilar su función social.
Es menester señalar que el neoliberalismo no fue únicamente la instauración del modelo económico, puesto que taladró la ideología de la sociedad en general, con un énfasis particular en las universidades, dónde las aulas se asemejan a una burbuja de blindaje social, el estudiante vive en la monotonía adoctrinadora donde el fin único es almacenar información que le genere un lucro económico para beneficio individual. No existe aura de fraternidad sino de competencia.
Ser estudiante universitario en un país tan desigual como el nuestro, es un inmenso privilegio. Únicamente el 18% de los mexicanos cuentan con licenciatura, el 1% con maestría y menos del 1% con doctorado. El compromiso acrecienta para los hijos de lo público. Quienes estudiamos en la universidad pública somos becarios del pueblo, y en esa misma tónica debemos retribuir al pueblo que mediante lo tributario, facilitan nuestra realización intelectual.
Los jóvenes somos mayoría demográfica, de los 130 millones que habitamos México, el 50% tiene 30 años o menos de edad. Somos un país joven, y eventualmente tendremos la oportunidad irrenunciable de efectuar un relevo generacional digno, con plena certeza de que el cambio verdadero es posible, siendo vanguardia en la materialización del mismo.
Inicialmente al participar en tareas de índole política, aceptaba cual verdad absoluta la afirmación de las labores intrascendentes para los jóvenes, pues carecen de experiencia política. Si bien, la situación de morena como partido es excepcional en todo sentido, las demás instituciones políticas lucran con la disposición juvenil y usan su fuerza de trabajo para pegar microperforados o repartir volantes.
Actualmente mantengo firme que los jóvenes nos hemos encontrado con el destino de transformación, que tenemos mucho por hacer en nuestro México y que el impedimento de injerencia en la toma real de decisiones es producto del aberrante temor que tiene la rapaz clase política (mafia del poder), de que los jóvenes dimensionemos el poder que tenemos en nuestro acto.
Para prueba un botón: He seguido muy de cerca la titánica labor que se ha planteado el “Alejandro Magno”, de nuestra época, de nuestro país. Emilio Villar González, joven nacido y radicado en la Ciudad de México, recién ingresado a la licenciatura en Actuaria en la UNAM, a sus escasos 19 años de edad dirige el movimiento nacional de apoyo al presidente de la República más importante del país. Emilio ha recorrido más de 220 municipios (casi el 10% del país) recabando los sentimientos del Pueblo e impulsando la participación de la ciudadanía en la regeneración nacional.
La cuarta transformación no va a llegar hasta donde la voluntad (sobrada) política del presidente de la república Andrés Manuel López Obrador. No llegará hasta donde queramos como partido.
La consumación de la 4 T únicamente será posible con la participación de todos. Unámonos, seamos uno. Formemos colectividad.

 

jorge aguilera eduardo galeano morena derechos humanos columnas

Notas Relacionadas

Comentarios